LAS ETAPAS Y RECUERDOS DE MI VIDA - AUTOBIOGRAFIA

No debía tener mas de 4 años estaba en el jardín y me gustaba asistir a clases, eso me lo decían mis padres. De lunes a viernes y la rutina era la misma, salir temprano de mi casa a esperar encontrar a mis amigos para poder juagar futbol. Siempre era el primero en llegar a mi salón, por esto la profesora me ponía abajar las sillas que estaban encima del puesto por la mañana.

Pero un día fue diferente totalmente, empezando que en la noche no pude dormir, mi mama y mi papa estaban pendientes de mi salud, me sentía sin ganas de no hacer nada, pero finalmente pude dormir. Después a la mañana siguiente era normal que mis padres se alistaran para ir a trabajar y yo para ir al jardín, pero no fue así, mi padre si salió a trabajar, mi mama no, ella me llevo al medico a que  me examinaran.

En el hospital nos correspondió esperar un buen rato, para poder que nos atendieran. Finamente entramos al consultorio de el doctor, que nos atendió muy formalmente y me examino para observar cual era la enfermedad. Termino de hacerlo y le comunico a mi madre que tenia varicela, mi madre se sorprendió y arremetió al doctor con preguntas. El doctor le explico los síntomas efectos, consecuencias y cuidados de la enfermedad y dijo que era una enfermedad común en los niños que requería de cuidado.

Salimos de allí, todavía era temprano, eran por ahí las 9:30 de la mañana. Mi mama me llevo a donde una señora que era la que normalmente me cuidaba y mi madre se iría a trabajar. Llegue a donde Rosa, que era la señora que me cuidaba, me senté en una silla, tenia miedo, curiosidad por que no entendía bien lo que tenia. Estaba lejos de las personas, me sentía solo, la gente debió sentir desconfianza de que les contagiara la enfermedad, por esto yo suponía que se hacían lejos, se  me ocurrían ideas por que todavía no entendía bien lo que era una enfermedad.

Read More

3 plays

Campaña presidencial de Vargas Lleras - Maria Camila Troncoso, Angie Beltran

ALGUNAS FOTOGRAFIAS

UN MOMENTO DE SOLEDAD

No debía tener mas de 4 años estaba en el jardín y me gustaba asistir a clases, eso me lo decían mis padres. De lunes a viernes y la rutina era la misma, salir temprano de mi casa a esperar encontrar a mis amigos para poder juagar futbol. Siempre era el primero en llegar a mi salón, por esto la profesora me ponía abajar las sillas que estaban encima del puesto por la mañana.

Read More

UNA DISCUSION MUY ABSURDA

Estábamos en los últimos días del colegio, era un descanso aburrido, por que acabábamos de tener educación física y estábamos cansados. Con mi grupo de amigos, que normalmente éramos 5 personas,  nos pusimos a hablar, de varias cosas que solo eran tema para pasar el tiempo. Los salones de mi colegio desde quinto hasta 11 estaban rodeando el patio principal, en donde se hacían las izadas de bandera, y algunos eventos que se celebraban en mi colegio.

Mi salón quedaba en todo el medio de los demás salones, enfrente de la plaza, había un pequeño corredor en frente de todos los salones el cual estaba cubierto por tejas, para que los estudiantes escamparan cuando llovía, pero era un poco insuficiente por que se filtraba el agua por el suelo y el corredor resultaba mojado.

De un momento a otro la lluvia empezó a caer, y se empezó a llenar el pasillo de agua, lo cual hacia que nuestros zapatos se mojaran. Tuvimos que entrar al salón para poder escampar, y que la sudadera no se ensuciara. Oscar un amigo el cual era a veces un poco fastidioso, por su forma de actuar y de incomodar a los demás, empezó a mandarnos agua con sus zapatos hacia nuestras sudaderas, lo cual nos molesto, le recriminamos por lo que había hecho, y seguimos hablando de nuestros temas.

Read More

VIDA DIARIA EN EL PUENTE